miércoles, 29 de julio de 2015

El Poder Del Toque


El Poder Del Toque (10 Psychological Effects of Nonsexual Touch)
Traducción de Freddy Yanez
Un simple toque (no sexual) puede aumentar la cooperación, las conductas de ayuda, la aceptación.
Para movernos en el mundo nos basamos principalmente en nuestros ojos y oídos. El tacto es un sentido que a menudo se olvida, pero lo táctil también es vital en la forma en que entendemos y experimentamos el mundo. Incluso el más ligero toque en la parte superior del brazo puede influir en la forma en que pensamos.
Para demostrarlo, aquí hay 10 efectos psicológicos que demuestran cuán poderoso puede ser el contacto no sexual.
1. Toque por dinero
Un toque muy oportuno puede animar a otras personas para devolver un objeto perdido.
En un experimento, los usuarios de una cabina telefónica que fueron tocados eran más propensos a devolver un centavo perdido a un experimentador (Kleinke, 1977). La acción no fue más que un ligero toque en el brazo.
Las personas van a dar una propina más grande para uma camarera que les toca
2. Toque en busca de ayuda
Las personas también tienen más probabilidades de proporcionar ayuda cuando son tocadas.
En un estudio, los extraños que fueron tocados ligeramente en el brazo eran más propensos a ayudar a un experimentador a recoger las cosas que habían caído (Gueguen, 2003).El porcentaje de personas que ayudaron subió de 63% a 90%.
3. Toque para la cooperación
El poder de un ligero toque en la parte superior del brazo a menudo se extiende más ampliamente para la cooperación. En un estudio realizado por Willis y Hamm (1980), se pidió a los participantes firmar una petición.
Mientras que el 55% de los que no tocados accedió a firmarlo, el número aumentó a 81% en los participantes que fueron tocados una vez en la parte superior del brazo. Un segundo estudio pidió a la gente rellenar un cuestionario. El toque aumentó la  cooperación de 40% al 70%.
4. Toque dos veces para mas cooperación
Y usted puede aumentar el cooperación con un segundo toque leve en el brazo. Vaidis y Halimi-Falkowicz (2008) trataron de esto cuando pidieron a la gente en la calle completar un cuestionario, Aquellas personas  tocadas dos veces se mostraron más propensas a completar el cuestionario que los tocados una vez. Los efectos fueron más fuertes cuando los hombres fueron tocados por una supervisora femenina (Crusco y Wetzel, 1984).
5. O, toque para pelear!
La aceptabilidad de contacto, sobre todo entre los hombres, depende mucho de la cultura. Cuando Dolinski (2010) llevó a cabo un experimento de saludos, en Polonia obtuvo resultados muy diferentes entre hombres y mujeres. En Polonia, los hombres a quienes el experimentador tocó para pedirles un favor reaccionaron mal al ligero toque en el brazo.
Esto parece estar relacionado con los niveles más altos de la homofobia. Las mujeres, sin embargo, reaccionaron positivamente al tacto.
6. Toque para vender su coche
A diferencia de Polonia, Francia tiene una cultura de contactos y éste es aceptable entre dos hombres, así que los investigadores franceses Erceau y Gueguen (2007) se acercaron a los hombres al azar en un mercado de coches de segunda mano.
A la mitad se tocó ligeramente en el brazo durante 1 segundo, la otra mitad no fué tocada.
Luego los que habían sido tocados puntuaron al vendedor como más sincero, amable, honesto, agradable. Nada mal.
Podemos asumir con seguridad que los resultados hubieran sido muy diferentes en Polonia!
7. Toque para una cita Un toque muy oportuno puede alentar: Gueguen (2010) encontró que los hombres fácilmente malinterpretan un toque no sexual  en el brazo como una muestra del interés sexual. Tal vez lo más sorprendente es que las mujeres también respondieron bien a un ligero toque en el brazo al preguntales un hombre en la calle su número de teléfono (Gueguen, 2007). Esto puede deberse a que las mujeres asocian un leve toque de 1 o 2 segundos de contacto con mayor predominio. (Tenga en cuenta, sin embargo, que esta investigación fue en Francia, donde el toque es mas aceptado socialmente)
8, Toque por poder
El toque comunica algo vital acerca de las relaciones de poder. Henley (1973) observó  gente, en una ciudad importante, cuando se dedicaba a sus actividades diarias.
Las personas que tienden a tocar a otros (frente a los que están siendo tocados) fueron por lo general de un estatus más alto. Generalmente consideramos a las personas que tocan a los demás por tener más poder en la sociedad (Summerhayes y Suchner, 1978).
9. Toque para comunicar
El toque se dá en muchas formas diferentes y puede comunicar una variedad de diferentes emociones. Cuánto se puede comunicar a través de solo el tacto, lo demuestra un estudio notable  de Hertenstein et al. (2006): Usando sólo un toque en el antebrazo, los participantes en este estudio intentaron comunicar 12 emociones diferentes a otra persona.
El receptor, a pesar de no ser capaz de ver a quien lo tocaba, solo el contacto en sí, era bastante exacto para diferenciar la ira, el miedo, el asco, el amor, la gratitud y simpatía. La precisión varió de 48% a 83%. Esto es tan bueno como lo que podemos hacer cuando vemos la cara de alguien.
10. Masaje para las matemáticas
Por lo tanto, si se puede hacer todo eso con un toque, imagínese lo que podría hacer con un masaje! Pues bien, un estudio ha encontrado que puede aumentar sus habilidades matemáticas (Field, 1996) en comparación con un grupo control, los participantes que recibieron masajes dos veces a la semana durante 5 semanas estaban más relajados, y también sus resultados fueron mejores en una prueba de matemáticas. Una vez más, vemos el increíble poder del tacto.
No todo es ok
Todos estos estudios se basan en que el toque sea apropiado.
Puede tener significados muy diferentes dependiendo de la situación, la cultura y el género. En general, el contacto a que se hace referencia es al ligero toque en la parte superior del brazo, el lugar más seguro  para tocar a alguien que no conoces.
Además, la investigación ha identificado una pequeña proporción de personas-hombres y mujeres-a quienes no les gusta que les toquen en absoluto durante las interacciones sociales cotidianas. Estas personas no son propensos a responder positivamente en ninguna de estas situaciones.

Dr Jeremy Dean is a psychologist and the author of PsyBlog and HealthiestBlog.com. His latest book is "Making Habits, Breaking Habits: How to Make Changes That Stick". You can follow PsyBlog by email, by RSS feed, on Twitter and Google+.
PUBLISHED: 13 APRIL 2011 - See more at: http://www.spring.org.uk/2011/04/10-psychological-effects-of-nonsexual-touch.php#sthash.ZqDL0QXE.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario