jueves, 13 de agosto de 2015

PSICOLOGÍA, MUSICA Y EDUCACIÓN

Las personas con formación musical toman mejores decisiones y sus cerebros procesan la información de manera más eficiente.

Traducción de Freddy Yanez

El entrenamiento musical puede aumentar la función cerebral ejecutiva de adultos y niños, según una nueva investigación.
 Cerebro y Comportamiento de músicos niños y adultos fueron comparados con no-músicos en el estudio realizado por investigadores del Hospital de Niños de Boston.
Quince niños musicalmente entrenados y 15 músicos profesionales adultos fueron reclutados y comparados con los no-músicos en una serie de variables, como el ingreso familiar, el coeficiente intelectual, la educación de los padres y así sucesivamente.
Ellos encontraron que: "Músicos adultos, en comparación con los no-músicos, mostraron un mejor rendimiento en medidas de flexibilidad cognitiva, memoria de trabajo y fluidez verbal.  Los niños entrenados musicalmente mostraron un mejor rendimiento en cuanto a fluidez verbal y velocidad de procesamiento matemático"(Zuk et al., 2014)
En conjunto, estas habilidades son conocidas por los psicólogos como "funcionamiento ejecutivo". Los altos niveles de funcionamiento ejecutivo son los que permiten a las personas tomar mejores decisiones, optar por planes eficaces y ser flexibles cuando las situaciones cambian. También les permite procesar información de forma rápida y eficiente.
Como era de esperar estas habilidades están fuertemente asociados con el rendimiento académico.
Uno de los autores del estudio, Nadine Gaab, dijo: "Dado que la función ejecutiva es un fuerte predictor del rendimiento académico, incluso más que el coeficiente intelectual, creemos que nuestros hallazgos tienen implicaciones educativas fuertes”. "Mientras que muchas escuelas están recortando programas de música y dando más y más tiempo a la preparación de exámenes, nuestros resultados sugieren que el entrenamiento musical puede realmente ayudar a que los niños logren un mejor futuro académico."
 Junto con estas medidas de comportamiento, los investigadores también examinaron la actividad en el cerebro. Ellos encontraron una mayor actividad en las áreas de la corteza prefrontal que están involucradas en la flexibilidad para adaptarnos eficientemente a los cambios de tarea.

Magia de la música

La formación musical ya ha sido vinculada con una notable variedad de mejoras cognitivas:
"Los músicos han demostrado habilidades lingüísticas mejoradas en comparación con los no-músicos a través de varios dominios, a saber, el conocimiento del vocabulario, el procesamiento de tono en el habla, la atención selectiva de habla en ruido, y la percepción de la prosodia. Se ha demostrado que las capacidades perceptivas en el dominio de la música son equivalentes a habilidades de lectura y procesamiento fonológico en pre-lectores y niños en edad de kindergarten. Además, la formación musical se ha demostrado relacionada significativamente con el rendimiento académico, específicamente en la lectura y la capacidad y rendimiento matemático. "(Zuk et al., 2014)
Además, este estudio proporciona una buena evidencia de los poderosos efectos de la música en la mejora de la función ejecutiva de los niños y los adultos.
Ahora se puede agregar la formación musical a otras tres actividades que han demostrado que  aumentan la función ejecutiva de los niños:  Ejercicio físico, Entrenamiento de la mente, Artes marciales
Nadine Gaab concluye:  "Nuestros resultados también pueden tener implicaciones para los niños y adultos que están luchando con la función ejecutiva, como los niños con TDAH o ancianos. Los estudios futuros deben determinar si la música puede ser utilizada como una herramienta de intervención terapéutica para estos niños y adultos ".

No hay comentarios:

Publicar un comentario